Bartleby

Bartleby, el escribiente


Uno de sus pasatiempos es mirar absorto un muro de ladrillos: Bartleby no es un personaje de acción, queda claro. “Preferiría no hacerlo”, dice y renuncia a cualquier orden: Bartleby no es un oficinista muy acomedido que digamos, pero tampoco es un rebelde. Entonces, ¿Bartleby qué es?

En un Nueva York de 1800 y tantos, en una oficina de un Wall Street lejano del que conocemos ahora, Bartleby es contratado como escribiente —una suerte de fotocopiadora humana— de documentos legales. Empleado incansable al principio. Luego, driblador de órdenes. Hacia el final, partidario de la quietud: indiferente a su trabajo; en realidad, indiferente a todas las cosas.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional